• Red Crucero

abogados mexicanos, rezagados en el uso de inteligencia artificial, dice experto del CEtys


Desde hace al menos seis años, en distintos foros internacionales de abogados se viene discutiendo el impacto y alcances de las nuevas tecnologías, particularmente de la Inteligencia Artificial, en distintas ramas de la industria, los servicios y por supuesto, en el derecho.

Particularmente, son analizados el marco jurídico para el desarrollo de los programas relacionados con la inteligencia artificial, el código de ética para la creación de sistemas de inteligencia artificial, los requerimientos de infraestructura para el uso de nuevas tecnologías, los cambios en el mercado laboral de la industria y los servicios –incluyendo los jurídicos- y la capacitación en el uso de dichas tecnologías, por mencionar los principales.

Sin embargo, “en México apenas y se toca el tema en foros nacionales cuando es ya una realidad que cada día impregnará más a fondo la vida jurídica en el país”, consideró el Dr. Juan Ilich Pérez García, docente de la Escuela de Derecho de CETYS Universidad Campus Mexicali.

Si bien, dijo, aún no se toman decisiones jurisdiccionales o resoluciones administrativas a través de los sistemas tecnológicos y/o de inteligencia artificial, se avecina una armonización en el Derecho Internacional con países que sí están implementándolos con alto nivel en sus procesos de derecho interno.

En el ámbito de la iniciativa privada, las herramientas tecnológicas tienen ya varios años de implementación, en los cuales el ahorro de tiempo, dinero y esfuerzos en tareas repetitivas como la validación de contratos, el registro electrónico, archivo, la homologación con cuentas bancarias de proveedores y clientes, y el estudio de casos o jurisprudencia por sistemas automatizados han quedado ampliamente demostrados.

“Así, los programas académicos de la carrera de Derecho deben a partir de ya, incorporar el estudio de dichos recursos tecnológicos, pues es irrelevante darles la espalda a herramientas que, al día de hoy, están siendo usadas cada vez más por grandes corporativos y despachos de juristas en su eficientización de operaciones”, señaló el docente.

Esta necesidad queda en evidencia frente al hecho de que distintos órganos gubernamentales e instancias internacionales están también preparándose para una migración de automatización de tareas y labores administrativas, volviendo casi obligatorio que las futuras generaciones de abogados estén actualizadas con los conocimientos que los harán capaces de encuadrar en la realidad internacional y también corporativa.

Adecuar los programas de estudio del derecho al uso y sensibilización de sistemas, programas de cómputo, inteligencia artificial y todos los relevantes para la eficiencia del abogado, son formas en las que las universidades pueden empezar a generar la transición del perfil profesional que las nuevas generaciones requieren, complementando sus conocimientos fundamentales con herramientas que todo futuro jurista emprendedor requerirá para ser competitivo en la realización de sus tareas.

“El contexto de la tecnología es obligatorio tanto en los futuros licenciados en derecho como en general, en todas las carreras universitarias. Así, independientemente que en México los tiempos de implementación sean distintos en el poder público, la iniciativa privada ya hace uso frecuente de tales herramientas, por lo que el abogado debe estar preparado en la implementación de la inteligencia artificial y los programas de cómputo en su carrera si desea consolidarse como un profesionista del futuro dentro de la esfera global”, concluyó el especialista.

25 vistas0 comentarios