top of page
  • Foto del escritorRed Crucero

Adiós cuate, hasta siempre Chabelo

Domingo en la mañana, aún con lagañas en los ojos, cuando no había control remoto de TV, por lo cual tenías que ir a la perilla del televisor a sintonizar el programa “En Familia con Chabelo”.


Esos son mis recuerdos más antiguos frente al televisor: ver al “ eterno niño”, con pantalones cortos que haciendo juegos, regalando juguetes como “la avalancha”, bicicletas, salas enteras y comedores para las familias, (de “Muebles Troncoso”) aunque a veces todo se perdía en “las catafixias”.


Ese inmortal de la televisión, y del cine, el que nos llamó “cuates”, que cantaba “el garabato colorado”, se fue un sábado y no el domingo, pero sí en familia.


Llegó “una espantosa X”, para darnos cuenta de que era mortal… Xavier López “Chabelo”, el amigo de todos los niños, “catafixió,” su último suspiro.


Hoy domingo me levanto y ahí está en la televisión, ¿Será que estoy en “el reino del revés”? ¿Será que este homenaje que hacen en Televisa, una cadena que muere, quiere estar viva y conseguir rating?


No sé, pero después de casi 10 años que le cancelaron su programa, está de nuevo presente en la pantalla chica por su partida.


“En Familia con Chabelo” fue el programa con casi 50 años al aire, que logró juntar a los padres, hijos y abuelos frente a la pantalla chica por tres generaciones , no solo en la televisión, sino también en el cine con películas como “Chabelo y pepito contra los monstruos”, “Santo y Chabelo contra los malos de la catafixia”, “Pepito y la lámpara maravillosa”, entre más 35 películas.


Chabelo no solo fue “el icono de la televisión mexicana”, sino un referente para que los adultos lográramos despertar el domingo con la nostalgia del niño que fuimos.


Lo vi con mis padres, mis hermanos y mis hijos. Aprendí hacer bombas con los chicles “Bubble Gum, y supe que, a “Duvalin, no lo cambio por nada”.


Las avalanchas y bicicletas “Apache…duran, duran, duran”. Nunca pude hacer los trucos que en su programa hacían con los trompos y yoyos Duncan.


Pero también hay que reconocer su gran defecto, que salía relucir con su grito: “ Arriba el América”.


Aunque sea difícil decirlo: Adiós cuate, hasta siempre Chabelo. En la memoria quedará el gran personaje: “ el amigo de todos los niños, que canta canciones, que da consejitos, que juega y ríe… y quizás llorará".


Como muchos lloramos hoy porque la televisión de tu vida se apagó. Y como en tu último programa cantaste: “bey, bey, bey … Adiós, Superman…”


Adiós cuate, hasta siempre Chabelo.


97 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ajenos

El montaje

Comments


bottom of page