• Red Crucero

Ajedrez e inteligencia artificial

La Inteligencia Artificial y el Ajedrez han estado evolucionando de la mano durante los últimos 25 años.


El 17 de octubre de 1956 se jugó una de las partidas más impresionantes de la historia del ajedrez.


En ella Robert James “Bobby” Fischer, de tan solo 13 años, derrotó a Donald Byrne. Este encuentro se llevó a cabo durante el torneo “Rosenwald Memorial” en el “Marshall Chess Club of New York”.


“Bobby” cerró con un jaque mate en 41 movidas después de haber realizado jugadas brillantes que multiplicaban las opciones tácticas sobre el tablero. Byrne fue superado por la precisión de su rival.


Para los amantes del ajedrez, las partidas de Fischer son un manjar. Y hoy, gracias a la Inteligencia Artificial, se pueden analizar miles de partidas y ver cuáles eran las mejores jugadas en el momento crítico.


Y cuando la IA analiza el juego entre “Bobby” y Byrne nos damos cuenta de que en varias ocasiones su podrían haber tomado mejores decisiones.


Para algunos eso puede ser decepcionante, ya que nos recuerda que hay un algoritmo superior listo para tomar el control de casi todo lo que hacemos. Hoy la Inteligencia Artificial y el Ajedrez ya son la misma cosa.

“DeepMind Technologies» es una subsidiaria de la empresa “Alphabet” (Google). En el año 2017 lanzó un programa de nombre “AlphaZero” el cual, entre sus programaciones básicas, podía aprender a jugar ajedrez. El algoritmo tardó 4 horas en aprender a jugar en un nivel que ningún humano podría igualar. Al poco tiempo ya había derrotado a las mejores computadoras ajedrecísticas del mundo (Incluyendo Stockfish 8). Esto demuestra que la IA ya puede aprender sin necesidad de la programación por parte de las personas. El actual campeón del mundo Magnus Carlsen fue fácilmente derrotado por “AlphaZero”.

Sin embargo, una de las partidas más sorprendentes entre «AlphaZero» (80,000 posiciones por segundo) y Stockfish 8 (70,000 posiciones por segundo) se dio jugando una Apertura Española. La partida duró 87 movidas y muchos de los movimientos son incomprensibles a primera vista.


Ver a estos dos sistemas jugar es como ver un choque de trenes avanzando a toda velocidad. Pasaron más de 20 jugadas sin que ninguna de las dos máquinas cambiara una pieza. Se dedicaron a maniobrar para envolver al otro. Al final, el poder del algoritmo de Google se impuso destruyendo la estructura de peones de su rival.


41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Por José Luis Galván Hdz. “Le presto uno al numero de arriba, le sumo lo que le había quitado…”  Gabrielo mi hijo de 10 años, hace su tarea de matemáticas con un dialogo con los números, se apoya en s