• Red Crucero

Al maestro Nati, con cariño


Natividad me decía: ¿Tú crees que soy perverso y calculador? ¿que soy un político duro? ¡Espérate a conocer a Rodrigo!


Tenía el Nati vocación de maestro, de formador de una generación política, con Rodrigo Medina a la cabeza.


Pero Rodrigo terminó por tomar su camino y en efecto, en cuestión de operar duro nadie le ganó.


Nati le abrió las puertas a toda la clase política… le dio juego a todo el priísmo aunque le fuera contrario.


Rodrigo cerró por dentro, todas las candidaturas para él y su grupo… ¡cero para el resto!


Al final, Nati y Rodrigo terminaron distanciados.


Hoy reaparece el Nati… el mismo que acompañó en su campaña a Adrián de la Garza.


Sí, ese Nati en su versión Fouché, maestro de la sobrevivencia en la corte, es ahora el master del rival de Adriá… El Elogio de la Traición.


Nati, el que soñaba ser creador de la nueva escuela… como De la Madrid lo fue de la dorada generación tecnócrata.


No se le dio con Rodrigo… y tampoco se le va a dar con Samuel, no hay tela, Samuel es hijo de la clase empresarial.


Nati ya no sueña ser el gurú de una nueva generación desde el ejercicio del poder… ahora sueña lograrlo desde la Academia.


Nati el rector… el buen y generoso maestro de la política.


Recorrerá el campus envuelto en su toga, para enseñar a los muchachos los secretos que deben asimilar.


¡Magister habemus!


341 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Lo siento chame… no hay luna de miel

Cuando te robas a la novia no hay luna de miel. Hay mucha pasión, claro… lo prohibido es tan placentero, con aquella adrenalina de que te encuentran y no. La luna de miel en cambio tiene de todo, es p