• Red Crucero

Benditas Fuerzas Armadas...


El hombre o la mujer que entra al Ejército, en una inmensa mayoría, no entra por el dinero.


El tema del honor entre nuestros hombres y mujeres de armas, es un asunto vital.


Por eso es injusto decir que López Obrador está corrompiendo a las Fueras Armadas porque les está dando a ganar mucho dinero.


¡Momento!


Las Fuerzas Armadas también tienen y han tenido sus prietitos en el arroz en todos los niveles.


Si cuatro o cinco generales se corrompieron en el pasado... si cuatro o cinco se corrompen ahora... no son golondrinas que hagan verano, ni zopilotes que anuncien masacre.


Los buenos soldados, lo digo porque les escucho seguido, siguen molestos.


A muchos todavía los traen como peones de obra... en trabajos de albañilería.


Peor aún, así, la peor afrenta que todavía aguantan es la de tener las manos atadas en cuanto al combate a los criminales.


Para quienes el honor es componente vital de la vida, es una desgraciadez obligarlos a perderlo a manos de cualquier tacuache que les levanta la mano... o de algún imbécil que les empuja y les amenaza.


Ser militar es un honor...


Un honor que no entiende quien carece del sentido que el honor provee.


Así que usted notará cómo para los asuntos en los que el honor importa menos que un cacahuate, este gobierno siempre usará a la Guardia Nacional... su guardia, para tacklear inmigrantes en la frontera sur; para atacar a los agricultores en el norte...


Para estar encima del sacerdote que oficia en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México.


Es bueno que no confundamos, porque no es lo mismo.


Nuestras Benditas Fuerzas Armadas, ahí siguen, aguantando los embates contra el honor.


Son por ahora la certeza de que el gobierno carece de esa complicidad vital para aplastar a los opositores, como ocurre por ejemplo, en Venezuela.


138 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo