• Red Crucero

Compasión selectiva


Hace poco menos de dos años, el estado de Tabasco sufrió una de las peores inundaciones de su historia, con poblaciones que se mantuvieron hasta tres meses bajo el agua…


Bajo el agua y sin apoyo del gobierno de López, según denunciaron.


Monterrey, capital mundial de la solidaridad hizo proverbial su manera de responder a la desgracia ajena.


Decenas de centros de acopio tras cada embate de la naturaleza, filas interminables de gente en dichos centros, muchos ubicados en las televisoras locales, para entregar bolsas con despensa.


Pero en esta ocasión... ¡cero!


Al menos las televisoras no instalaron centros de acopio… ni en escuelas… ni en lugares públicos.


Por su cuenta, colectivos de personas nacidas allá y avencidadas en Monterrey, realizaron colectas entre sí para mandar apoyo a sus parientes.


¿Qué pasó?


Bueno, hace días el incendio de tejabanes acá en Monterrey demostró que la solidaridad no ha terminado.


No ha terminado pero por alguna razón, las fibras del alma ya no se conmueven para brindar auxilio a ciertas zonas que por mera coincidencia se perciben como lopezobradoristas.


”Que los apoye su mesías”, parece ser el mensaje.


Espero que no sea tal la causa… espero que no, porque sería lamentable que el Ganso Imperial nos haya dividido a ese grado.


238 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo