• Red Crucero

Cuando hasta el desprecio es desperdicio


El desangelado Grito...


Los ciudadanos que lo dejaron solo, no en el Zócalo, sino en la televisión.


El nivel de audiencia fue miserable... A casi nadie se le antojaba gritar ¡Viva México! bajo la guía de un personaje que se gana toda la antipatía disponible entre quienes son capaces de un mínimo razonamiento.


Ya no importa...


Para millones de mexicanos López ya no existe.


Puede traer a Díaz Canel o a Jack el destripador a dar el Mensaje central.


Hay un montón de ciudadanos quienes decidimos trabajar duro sin mirar hacia Palacio...


Hay millones de mexicanos que ya no pierden tiempo en indignarse contra un demencial gobernante capaz de superar el disparate anterior.


Ya no vale la pena criticarlo...


Por ahora hay que apretar puños y dientes, jalar la cada vez más pesada carreta para aguardar con paciencia a que le llegue el tiempo de largarse de una vez por todas.


248 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo