• Red Crucero

Cuando Pancho Villa atacó Columbus



Por ARES el dios de la GUERRA


Cuando Pancho Villa atacó Columbus (8 y 9 de marzo de 1916) su aura de invencibilidad ya lo había abandonado. Tras la Batalla de Celaya, su mayor derrota militar, su División del Norte ya había quedado diezmada.


De haber tenido más de 22 mil efectivos ahora se encontraba con tan solo mil 500. Su única capacidad estaba limitada a golpes de guerrilla por el norte de México. Sus operaciones de saqueo y robo no podían continuar si no conseguía municiones y caballos. Así fue como se le ocurrió que si atacaba a Estados Unidos podría obtener los suministros tan necesitados para rearmarse.

 

Columbus se encuentra en el estado de Nuevo México, 3 millas al norte de la frontera. Villa había calculado que si lograba atacar con éxito el poblado podría recuperar sus mermadas fuerzas.


Su primera acción en vísperas del ataque fue mandar espías al otro lado de la frontera. Su misión era hacer labor de reconocimiento para identificar qué tanta fuerza militar tenían los americanos en Columbus.


Sabemos hoy que los mejores generales de la División del Norte a estas alturas ya estaban muertos. Por eso la misión de reconocimiento fue un fracaso y Pancho solo recibió informes errados de las fuerzas americanas.

 

Durante la noche del 8 de marzo, con inteligencia errónea y pensando que contaba con el factor sorpresa, Villa se lanzó al ataque.


Como buen bandolero, sin respeto por los civiles, empezó a incendiar casas y saquear todo lo que estaba a su alcance. Suponía que sería una victoria rápida y contundente.


Mientras tanto, las fuerzas americanas sospechaban del ataque y se prepararon (Pero no lo suficiente debido a las falsas alarmas que habían ocurrido en el pasado). En lugar de los 30 hombres que la guerrilla esperaba encontrar,estaban estacionados 350 soldados americanos armados hasta los dientes.

 

El teniente John P. Lucas (El que en 1944 iba a comandar las fuerzas de desembarco en Anzio, Italia) movió a la 13era división de caballería, que contaba con ametralladoras (Hotchkiss M1909), para entrar en batalla con la División del Norte. Las fuerzas estadounidenses se organizaron y lanzaron un poderoso contraataque. Este empezó a tener éxito, por lo que los guerrilleros decidieron retirarse. La fuerza original de Villa era de poco menos de 500 hombres. A pesar de haberse quedado con bastante material, esta operación terminó siendo un desastre. Las bajas fueron de alrededor de 150 hombres.

 

Cuando Francisco Villa atacó Columbus lo hizo cargando muchos errores. El arte de la guerra insiste en el uso de espías para poder tener éxito. Sin embargo, los encargados de espiar al objetivo hicieron muy mal su labor.


Por otro lado, los villistas creían que aún contaban con el factor sorpresa, pero varios pobladores ya habían mandado la señal de alerta al cuartel de Columbus. El mayor Frank Thompson, que superaba en conocimientos militares a los bandoleros, les hizo pagar muy caro su mala planeación estratégica. Al final, los cadáveres de los guerrilleros fueron rociados con keroseno y quemados en una fosa común.

Instagram: @AresArteGuerra

59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo