• Red Crucero

Daysi también es Madre

Por José Luis Galván Hdz.



Dicen que no hay dolor más fuerte que el del parto, ese momento increíble que sólo tienen el privilegio de vivir, sufrir y gozar las mujeres; el instante de dar a luz, de traer al mundo una vida, un hijo. Ese tiempo maravilloso que cuentan nuestras abuelas antes verdaderamente lo sufrían porque muchas embarazadas se “aliviaban” en sus casas; no con un doctor, sino con “parteras”. Para las mamás de hoy en día el panorama es totalmente diferente, ya que tienen a la mano el apoyo de médicos, hospitales, anestesias, etc. Sin embargo, por el proceso que conlleva los nueve meses de la gestación, el cambio de su cuerpo, alimentar, cargar dentro de sí al pequeño, los dolores que te dicen que viene el bebé, las contracciones, los nervios, así como la angustia de que todo salga bien, no cabe duda que las madres son todas unas heroínas.


Me pregunto ¿en qué momento entonces una madre se puede convertir en villana?, ¿por qué se vuelve “mamá amada monstruo”? Quizás consciente, nunca. Sólo un momento de locura, de una depresión fatal, te lleva a tomar un cuchillo. Se nubla la razón, atacas a tus hijas que no se pueden defender, porque una de ellas es tan sólo una bebé de un año y meses; la otra hija es una niña de cuatro años. La historia parece sacada de un cuento de horror; pero no, es tristemente real, sucedió una mañana en el centro de Montemorelos. Para completar la desgarradora historia, hay una anciana postrada en una silla de ruedas que lo único que hace es gritarle a su nieta que no lo haga y desesperada pide auxilio a gritos; sin embargo, para cuando llegan la policía y los vecinos, la bebé ya está muerta y la niña de cuatro años se desangra con una herida en el pecho, a la altura del corazón.


Se llama Deisy la pobre mujer que protagoniza esta enorme tragedia. Después en unos minutos llega a la casa donde suceden los hechos la madre de Deisy. Ahí están las tres madres juntas: la abuela en la silla de ruedas, la madre incrédula y la hija homicida. Un trío al que le toca vivir el acto de locura más horrible que puede realizar una madre… matar a su bebé. Algo no está bien, mi crónica, la noticia, la sociedad neolonesa, el mes en el calendario (Mayo es el mes de las madres), la violencia que día a día vivimos y la vamos naturalizando como parte de nuestra sociedad.


No termino de digerir la noticia, no sé cuál será la pena que un juez le dará a Deisy, lo que sí es un hecho es que la pena interior, el dolor y la culpa las cargará por el resto de su vida, como cadena perpetua, como una cárcel interna. ¿Y cuál es nuestra condena como sociedad por juzgar, sin entender que somos parte de esta ola de violencia familiar? ¿Y cuál es la responsabilidad de un marido que la abandonó junto con sus hijas? Me resisto a pensar en que la violencia sea la esencia de la naturaleza humana, seguiré pensando que el amor más grande que pueda existir en nuestra sociedad es el de una madre hacía sus hijos… y aun con todo lo narrado quiero creer que al termino de su locura o depresión, hay amor y un enorme arrepentimiento, porque Deisy también es madre…

86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo