• Red Crucero

Defender cabrestos


El tío Reynaldo, el mero padre de todos los Venenos... su descendencia, tenía un dicho muy filosófico: "No hay tarea más ingrata que andar defendiendo cabrones".


Ahora puedo entenderlo...


Aunque conozco gente que defiende a López Obrador de manera rabiosa y leal, también conozco a quienes le defienden por el puro y hediondo interés de mamar de la ubre presupuestal.


Lo hacen sin convicción intelectual, por lo tanto, sin argumento, excepto los muy sobados de... "Eres un conservador/seguro perdiste privilegios/Eres un facho/Pero no decías nada cuando estaba el PRIAN".


Ahí para que vea, logro comprender a esta gente por una razón: Yo sé a qué sabe el hambre.


También conozco a gente que todavía defiende fervorosa y lealmente a Samuel García.


Nada que ver con los bots que se enredan al hablar y que terminan por acusarte de priísta o de panista, o el sobado argumento... "¿Hubieras preferido que ganara Clara Luz?"... y debo decir que estas alturas del partido, sí... hubiese preferido que ganara Clara Luz.


En fin, debe ser muy ingrato para quienes ejercen la defensa por hambre, mantenerse en esa situación, en esa obligación.


Los hay quienes sufren pesadillas o estrés agravado, porque temen que algún día el gobernador descubra que su defensa no sirve para maldita la cosa y los despida.


Sí...


En un México sumido en una espantosa crisis por la falta de energía eléctrica, colonias que a diario se quedan sin luz en este Monterrey de primer mundo, debe ser terrible levantarse con la obligación de salir a defender al artífice de los apagones... al artífice del disparo en los precios del aguacate, del limón, del pollo... de todo lo que ahora está en manos del crimen organizado.


Ni López ni Samuel merecen a los genuinos seguidores que les quedan...


Y nosotros no merecemos como ciudadanos, encontrar en las redes a esos patéticos seres quienes defienden a Samuel.





250 visualizaciones0 comentarios