top of page
  • Foto del escritorRed Crucero

El mundo de Samuel...




¿Quién tiene el control?


Samuel García parece ser un ganador irremediable, aún cuando perdía.


Perdió su primera elección, pero ganó en los tribunales.


Iba directo a perder su segunda elección, la del Senado, pero se encontró con una circunstancia fabulosa: Zeferino Salgado buscaba el modo para descarrilar a un terco Víctor Fuentes, indisciplinado ante el grupo, pero excelente alcalde.


La disciplina es más importante, y entonces Samuel recogió los votos que Zeferino le quitó a Víctor... 40 mil nada más.


En las cuentas, Samuel ganó por 12 mil votos...


Es decir, de esos 40 mil votos nicolaítas, utilizó 28 mil para borrar la desventaja y los restantes para ganar.


En su tercera elección iba a perder, hasta que el sistema decidió darle la gubernatura para tratar de repetir el modelo Jaime Heliodoro.


Una traición aquí... otra traición allá... y Samuel ganó sin ganar.


No tenía el Congreso.


Pero cuando todo iba encaminado a circular por los cauces de los arreglos y el entendimiento, Samuel decidió que era un tipo triunfador, un predestinado.


No... nunca creyó ser fruto de los arreglos del sistema.


Y así, decidió tomar y ejercer el poder, nada de compartirlo.


Y peleó con todo en contra del resto de las fuerzas políticas.


Samuel cree que él manda... que él es el dueño... que él puede doblar al sistema.


El sistema se ríe... y aprieta.


Aprieta a quienes le ayudaron... le quita facultades, le propina reveses judiciales...


Aún así, Samuel vive como si el mundo, su mundo se mantuviese girando al mismo ritmo, en la misma órbita.


¿Puede salvar su mundo?


Él, de repente me da la impresión, que ni siquiera cree que esté en peligro.




385 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page