top of page
  • Foto del escritorRed Crucero

Lo que perdimos desde el 2018 a la fecha, sin darnos cuenta... cada quien su lista


Antes del 2018 ¿qué tenías que ya no tienes?


  1. Tenía la seguridad de recorrer por carretera mi país sin el temor de encontrarme con esos hediondos quienes asaltan a plena luz del día, en Puebla, en Veracruz, en Matehuala, en Reynosa y San Fernando...

Antes de la llegada de López y su estrategia de abrazos y no balazos, México era mío; era mi territorio y lo podía recorrer sin miedo.


2.- Antes del 2018 los intereses de mis tarjetas de crédito andaban por el orden del 40 por ciento; ahora, las baratas se mueven al 65 por ciento y las caras andan por el 100 por ciento.


Supongo que me hierven como las jaibas; cada vez me da más trabajo pagarlas, pero veo la manera de cubrir los mínimos... ¿cuándo me me van a doblar estos miserables?


3.- Antes del 2018 mis hijos o mis nietos eran solamente niños o niñas; ahora con la mayoría de MORENA se han aprobado aberraciones como incluir en sus clases de la primaria la Ideología de Género... No sé qué siga, pero no quiero averiguar, votaré en contra de Claudia Sheinbaum; votaré por Xóchitl.


4.- Antes del 2018 llenaba el tanque de mi auto con 700 pesos... ahora se traga mil 100 pesos; 400 pesos que me servirían de mucho por semana, o 19 mil 200 al año, el incremento no fue un desliz suave, fue un subidón de poca abuela.


5.- Antes del 2018 tenía la expectativa de que las esperas interminables en el aeropuerto de la ciudad de México se terminarían pronto... ahora las esperas ya no son solamente interminables, sino peligrosas, maleantes en las salas han asaltado pasajeros, han secuestrado de manera exprés a otros.


¿Y la Guardia Nacional?... antes del 2018 teníamos una Policía Federal confiable.


¿Y qué les digo del Seguro Popular, de las Estancias Infantiles, de la construcción de hospitales (en Nuevo León se canceló el nuevo regional del ISSSTE) del abasto de medicinas en el sector Salud?


Lo perdimos todo, la seguridad, las comodidades elementales, el apoyo a las madres trabajadoras... y de repente parece que tenemos una asombrosa cualidad para adaptarnos a lo malo.


¿Nos adaptaremos cuando desaparezcan los tribunales independientes y desde una delegación le exijan dinero para ganar su caso?... bueno, ya lo sabrá.


¿Nos adaptaremos cuando manden hordas a nuestras casas y negocios para saquearlos en nombre de la justicia social, como ocurrió en Acapulco?


Bueno sí, a lo mejor usted cree que exagero, pero deténgase y mire hacia atrás... ¿cuántas cosas de las que ya perdió le parecían cuentos fantasiosos cuando otros lo advirtieron?


Sálgase de la olla, en serio... sálgase antes de que empiece a hervir.

289 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page