• Omar Eli Robles

Nueva Ley de Seguridad Nacional busca controlar los servicios de inteligencia de 14 países

México a 9 de diciembre del 2020.- Tras el anuncio del gobierno mexicano de su decisión de regular la actividad de agentes extranjeros que realizan en suelo nacional labores de espionaje y de seguridad nacional para sus países, solo pensamos en los agentes del gobierno norteamericano, pero en realidad, en México operan entre 210 y 250 agentes encubiertos de por lo menos 14 países de diversas latitudes del mundo.


De acuerdo a fuentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) antes el Centro de Investigación y seguridad Nacional (CISEN), la presencia de espías y policías de otros países del mundo que operan en México, “es un problema mayor del que se supone, pues muchos de esos agentes extranjeros emiten en forma diaria a sus países no solo información relacionada con la actividad delincuencial internacional, sino que también han infiltrado el sector gubernamental, el económico y el industrial de México”.


Por eso se considera histórica la iniciativa de reforma a la Ley de Seguridad Nacional, que envío el presidente Andrés Manuel López Obrador al Senado de la República, que adiciona la normatividad relativa para que cada país refiera oficialmente la cantidad de agentes de espionaje que tiene desplegados en México, los que ahora dejarán de tener inmunidad diplomática y serán limitados en sus actividades y, sobre todo, en la portación de armas.


La iniciativa de ley planteada por el presidente López Obrador, pretende poner orden en el tema del espionaje del que es objeto nuestro país por parte de diversos gobiernos extranjeros; una vez que se reforme la Ley de Seguridad Nacional, todos los países que desplieguen agentes de investigación en suelo mexicano, estará obligados a informar a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) por lo menos cantidad de espías desplegados y sus objetivos de investigación.


De acuerdo a fuentes del CNI, se sabe que el gobierno de Estados Unidos mantiene desplegados en suelo mexicano por lo menos 12 agentes de la CIA, quienes realizan labores de inteligencia sobre los planes de gobierno del presidente López Obrador, así como la movilización y financiamiento de diversos grupos subversivos, como el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el Ejercito Popular Revolucionario (EPR) y por los menos sobre medio centenar de grupos de Autodefensas.


Otros 16 agentes del FBI trabajan en la investigación de secuestros, desaparición forzada y asesinatos de ciudadanos norteamericanos, además de otros delitos como lavado de dinero, extorsión, falsificación de moneda y tráfico de personas, sin que ello sea informado de manera oficial al gobierno mexicano, tal como lo hacen otros 17 agentes de la DEA que actualmente trabajan encubiertos en la infiltración de los principales carteles de las drogas.


Pero el gobierno norteamericano no es el único que mantiene agentes infiltrados y de espionaje en suelo mexicano; el CNI ha detectado también la presencia de por menos cinco agentes de la Dirección General de Inteligencia de Egipto (Al Mukhabarat Al’Ammah); cuatro efectivos de la agencia Quinta Oficina Contra la Lucha Antiterrorista (5Emme Bureau) de Marruecos; tres agentes de la Oficina de Inteligencia (IB) de Pakistán, los que trabajan en apoyo al gobierno de Estados Unidos, en la identificación de posibles terroristas entre los grupos de migrantes que ingresan a México de manera ilegal por la frontera con Guatemala, y que pudieran tener como destino su ingreso a suelo norteamericano.


El aparato de inteligencia del gobierno mexicano, a través de la labor de contra inteligencia, también ha podido identificar a por lo menos 18 agentes del Servicio Canadiense de Inteligencia y Seguridad (CSIS), los que trabajan nos solo en materia de espionaje político y en la infiltración de grupos del narcotráfico, sino que también mantienen la más amplia red de información extraoficial en materia de proyectos extractivos, principalmente minería y fracking.


Otro grupo de espías importante que se encuentra plenamente identificado por el CNI mexicano, es el de la Dirección de Inteligencia de Cuba (C-2), el que trabaja con por lo menos diez agentes principalmente en la identificación de los migrantes cubanos, en la búsqueda de sus objetivos prioritarios, en la zona de Chiapas, los que al ser ubicados son solicitados oficialmente en repatriación.


Por su parte la República popular de China, según fuentes del CNI, mantiene desplegados en suelo mexicano más de 54 agentes, los que hacen labores de inteligencia no solo para ubicar opositores al régimen que pudieran ingresar ilegalmente a México por la frontera sur, sino que también hacen labores de espionaje industrial y económico, principalmente en lo que se refiere a la minería y el sector automotriz.


Otras agencias extranjeras de espionaje que realizan labores de infiltración en suelo mexicano, tanto en el ámbito del sector gubernamental y económico como en el de los migrantes y los grupos del narcotráfico, son El Mossad de Israel, el FSB (antes KGB) de Rusia, el Servicio Secreto de Inteligencia (MI6) de Inglaterra y la Organización Australiana de Seguridad e Inteligencia (ASIO), los que en conjunto se estima que tienen desplegados por lo menos 84 agentes en suelo mexicano.


Con la nueva ley de control de agentes extranjeros, también se verán afectados países como Argentina, que mantiene presencia en México con varios de sus agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Bolivia que opera en nuestro país con miembros de Dirección de Inteligencia del Estado Plurinacional (DIDEP), Brasil que ha infiltrado a México desde hace varios años con sus agentes de la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN), y Chile que nos espía a través de Agencia Nacional de Inteligencia (ANI).


A la lista de países que operan su espionaje en México, también se suman Colombia y sus cuatro agentes de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), Ecuador sus agentes de la Secretaria Nacional de Inteligencia (SENAIN), El Salvador y los siete agentes del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE), Guatemala y su equipo de la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado (SIE), Honduras y sus tres agentes de la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia (DNII), Panamá, con sus espías de la Dirección Nacional de Inteligencia Policial (DNIP), y Venezuela con sus sete agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).


De Europa, se sabe que Alemania opera con por lo menos 12 agentes del Servicio Federal de Inteligencia (BND), Austria con por lo menos cinco espías de Oficina Federal de Investigación Criminal (BK), Bélgica con su equipo de Servicio de Seguridad del Estado (SV), España con por lo menos tres agentes de Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Francia con todo un equipo de por lo menos siete agentes de campo Dirección General de Seguridad del Exterior (DGSE), Italia con su Agencia de Información y Seguridad (AIS), y los Países Bajos con dos agentes del Servicio General de Inteligencia (AIVD).


27 vistas0 comentarios

Omar Elí Robles

Presidente y Director General

 

Consejeros Accionistas

Hernán Garza

Robert Ekback

 

Gerente Comercial

Sergio Garza García

 

Gerente Administrativa

Mapy Robles O.

@2020 GARPO SOLUCIONES TECNOLOGICAS