top of page
  • Foto del escritorRed Crucero

Tan buen grillo, tan mal político


El éxito o el fracaso no van en relación directa con la eficiencia académica.


Tiene razón López, hay miles de ejemplos que avalan tal aserto.


Su caso es quizá emblemático: Siete años para terminar la carrera de Ciencias Políticas, que tampoco es la más demandante del sistema educativo.


Porque después ha sido todo un caso de éxito en el manejo de su propia imagen política.


Desde el año 2000 en que irrumpió joven e irreverente en la escena, con una gran carga intelectual basada en sus compañeros de viaje, a muchos nos hizo pensar que Cuauhtémoc Cárdenas debió cederle el paso en la candidatura presidencial.


¡Qué bueno que no lo hiciste Cuauhtémoc!


López entonces le dio forma a su propia leyenda, la del hombre bueno que reparte dinero a los ancianitos.


La del hombre austero que viaja en un Tsuru (luego sería Jetta).


La del hombre fuerte, que reta al corrupto sistema prianista.


Y cuando la leyenda se convirtió en realidad... cuando Tután encarnó, fue entonces que descubrimos que siempre sí: Le hizo falta escuela.


¡Tantita escuela!


Porque la universidad no te enseña cómo ser ingeniero, arquitecto, periodista, abogado... eso te lo da la práctica.


Pero la universidad te enseña el mundo... la universidad te enseña a escuchar... la universidad te enseña a dudar de todo... la universidad te enseña a tomar lo mejor de todos para enriquecer tu propio acervo.


Nada de eso aprendió López por sentir que sabía más que los maestros... o por andar en la grilla en vez de los salones.


Por eso, sus buenos deseos se vuelven malas experiencias.


Por eso lo engañan sus operadores, los que hacen mal uso de los miles de millones de pesos que manda a las entidades para dar apoyo al desposeído.


Por eso se engaña a sí mismo, cuando ve a las hordas desesperadas que tumban puertas para exigir el apoyo prometido... y en su mundo de caramelo dice que es porque quieren abrazarlo...


No señor, quizá quieren abrasarlo... ¡quizá!


López no conoció el mundo, y cree que el infinito se termina en Cuba...


López no escuchó... no tomó experiencias ni conocimiento ajenos para enriquecerse, más bien buscó experiencias para justificarse a sí mismo.


Por eso fue tan buen grillo... tan excelente en la construcción de su leyenda.


Por eso es tan mal político.


291 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page