top of page
  • Foto del escritorRed Crucero

Lo siento chame… no hay luna de miel

Cuando te robas a la novia no hay luna de miel.


Hay mucha pasión, claro… lo prohibido es tan placentero, con aquella adrenalina de que te encuentran y no.


La luna de miel en cambio tiene de todo, es planeada, dulce y el tiempo se vuelve etéreo.


Samuel García se robó la novia, ganó de manera impensable e impensada.


Sus padrinos... el norte y los empresarios lo defienden a capa y espada, es cierto que se robó a la novia, pero los padrinos le encuentran cualidades.


¿Violencia desatada con ejecuciones indignantes en las que muere un niñito de dos años?… la ejecución de un hombre frente a su hijo de siete años… la muerte a balazos de otro hombre frente a su novia…


Eso ya no es de Luna de miel... corresponde más a un tema pasional, de arrebato.


¿Corrupción sin castigo?


¿Mentiras piadosas como la visita al Vaticano?


Amenazas como el replaqueo…


No hay luna de miel, el romanticismo de la fuga con la novia se mueve en el delicado filo de la navaja de la intimidad apresurada.


Ahora hay que cumplir o cumplir.


Traes lo que prometiste o eres puro

cuento.


De acabó el tiempo de las promesas.


Sin luna de miel, la decepción siempre es un rasgo latente.


Tiene sus encantos y tiene sus quebrantos.


Así lo Escogiste.







286 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page