top of page
  • Foto del escritorRed Crucero

Del Mar y del Desierto (Viejo Texto)


Ella estaba hecha del desierto... yo estaba hecho de mar.


Ella aprendió a sobrevivir, a defenderse y a pelear.


Sus abrazos eran de aguijón... los míos de humedad.


Ella me amaba y me hería con su amor; no era mala... era naturaleza pura.


Yo la hería de la calidez que no entendía, de la amplitud de brazos y la profundidad del beso.


No creyó que hubiese un mar.


Yo jamás creí en los desiertos.


Ella me invitó a ir y me rehusé... ella se encogió de ausencia y me llamaba en esas noches frías de hielo del desierto.


Tuve miedo... porque estaba hecho de mar.


Porque hay historias de desiertos que acaban en el mar y de mares que acaban en desiertos.


Después de todo la arena es solo arena si la miras por encima.


Su arena calcinaba... la mía aprisionaba.


La libertad del mar y del desierto se parecen tanto...


Porque el mar parece no tener final... y el desierto parece no tener principio.


Yo era de mar... ella era del desierto.


Le amé hasta el final... me amó hasta el final.


Hasta esa vez, la última... cuando al abrazar me hirió con su aguijón y mi sangre humedeció su arena.


Entonces lloramos juntos...


Entonces morimos juntos.


145 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page